¿Será que en América Latina es un peligro ser mujer?

Uno como mujer se plantea esa pregunta dada las circunstancias de feminicidios  en América latina, las cifras por asesinato a las mujeres son alarmantes y no vemos que se emplee un programa eficaz por medio del gobierno de estos países para prevenir dichos sucesos lamentables. Al menos se exige el máximo castigo para estos hombres sin respeto por el género femenino.

El feminicidio avergüenza a América Latina. Las noticias que encontramos acerca de mujer golpeada hasta la muerte debido a un embarazo precoz, acuchillada por celos, degollada tras un divorcio, estos hechos se dan cada 31 horas en Argentina, 15 por día en el país de Brasil y caso 2000 al año en México. ¿Acaso estas cifras no son abrumadoras y devastadoras para las mujeres latinas? ¿Qué hace el estado, el gobierno, que hacen los abogados, que hace la legislación, que hacemos nosotros al respecto?

No se niega la creación de unas leyes nuevas frente al feminicidio, pero en estos países donde las mujeres son atacadas y asesinadas hay una lentitud frente a los casos, las estadísticas oficiales suelen escasear contabilizando de manera dispar y en cuanto a los sistemas judiciales no es que se tenga una buena referencia de las soluciones que se emplean o mejor dicho de la justicia que muy pocas veces se logra.

Casos recientes y escalofriantes de feminicidio

Entre los casos más escalofriantes destacan el asesinato de María Eugenia Lanzetti, una maestra de kínder de 44 años, separada de un marido obsesivo que tenía orden de alejamiento y ella incluso un botón anti pánico en su celular.

También aterró el crimen de una adolescente de 14 años muerta a golpes y enterrada presumiblemente por el novio que la obligó a abortar.

En el caso de Lanzetti, nada impidió que el pasado 15 de abril su ex esposo ingresara a la clase en la mañana y le cortara el cuello frente a sus pequeños alumnos en la provincia de Córdoba.

Estos macabros homicidios reflejan “una sociedad enferma de paradigmas machistas donde la mujer sigue siendo una cosa a dominar”, explicó a la AFP Fabiana Tuñez, directora de la Casa del Encuentro, ONG dedicada a esta problemática.

No se aceptan ni se atienden los feminicidios

Esta palabra ‘feminicidio’ no existe en el diccionario, pero si hace parte del código penal de 16 países de la región. Este crimen consiste en el asesinato de mujeres por parte de hombres que las matan por el hecho de ser mujeres: por misoginia y por sexismo de hombres que sienten que son superiores y que tienen derecho de terminar con sus vidas.

Muchos de los países no aceptan estos casos como feminicidios, sino que suelen ser registrados como simples homicidios. Pero,  ¿Por qué? Lo que sucede es que 17 estados tipifican el feminicidio con tipos penales muy complejos de acreditar, lo que hace difícil sus aprobaciones y sus procedimientos, por esta razón se acaban considerando solo como homicidios.

Cifras desconsoladoras para las mujeres latinas

“Sabemos que 15 mujeres mueren por día en Brasil solo por el hecho de ser mujeres”, lamentó en marzo Dilma Rousseff, la primera mujer presidenta de ese país, al promulgar una ley que incluye el feminicidio en el código penal. Rousseff enfatizó que la violencia de género “ocurre en todas las clases sociales”.

Argentina con 277 femicidios en 2014. En este mismo año (2014) 88 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o ex parejas en Colombia; 83 en Perú; 71 en República Dominicana; 46 en El Salvador; 25 en Uruguay; 20 en Paraguay, y 17 en Guatemala.

Gabriela Alegre, diputada de la Ciudad de Buenos Aires, aplaudió las leyes para proteger a las mujeres y opinó que “lo que está demostrando la situación actual es que no alcanza con la legislación ni con penalizar, sino que hay que afrontar un cambio cultural y apuntar a la educación”.